Viaje en moto realizado en tantas ocasiones y de no ser por una “locura” de estas no subo al blog por no ser repetitivo.

Este viaje en moto de no ser diferente quedaría como muchos otros km en moto devorados en el tintero…

Como ya sabéis muchos de vosotros tenía “una espina clavada en mi moto” llamada Porto desde primeros del 2015 y al disponer desde el día 21 hasta el 24 de diciembre para mi retorno a casa, decidí sacar “la dichosa espina” y regresar haciendo este dibujo de 1309 km en moto.

Viaje realizado estas navidades pasadas.

Viaje en moto.

Mi salida comenzó desde Tudela la mañana del 21 bastante temprano por la N-232a dirección Logroño, demasiada humedad y mucha niebla hasta la ciudad de Burgos.

Una vez cruzada esta misma ciudad y desaparecida la niebla dio paso a un sol radiante y con más temperatura comencé a disfrutar encima de la moto y viento en popa hacia un viaje más placentero… hasta la ciudad de Ourense, pasada esta misma ciudad entré en un túnel y como si de un agujero negro se tratara, al salir todo cambió dando paso a una fuerte lluvia.

Pillándome de imprevisto con los bolsos sin sus fundas impermeables colocadas, la historia de siempre, si un km más adelante, ahora no puedo… al final cuando paras te acompaña una gran calada con todo mojado, sabéis de que hablo, ¿no? 🙂 .

Decidí parar en una gasolinera y preguntar a sus trabajadores por un lugar donde alojarse con tan buena suerte que aparte de simpáticos uno de ellos estaba unido a esta gran familia nuestra de moter@s.

Al preguntar empuñó su teléfono y comenzó a gestionar mi hospedaje rápida y eficazmente, bastaron tan solo 10 minutos, dos llamadas de teléfono y disponía de un lugar perfecto con un requisito prioritario para mi descanso, la moto en el garaje.

Lugar de alojamiento en la ciudad de Vigo.

Lugar de alojamiento en Vigo.

La mañana del 22 con la habitación como un tendedero con todos los radiadores de la misma y del baño ocupados por ropa secándose, decidí pasar un día más en la ciudad de Vigo y salir al día siguiente con todo seco.

Dada la escasez de tiempo y el desconocimiento zonal estuve deambulando con mi moto por los alrededores de esta bonita ciudad dejándo muy buen sabor de boca para visitar en un futuro con más tiempo, eso sí con la lección aprendida, a Galicia desde el punto de partida todo impermeabilizado aun siendo el mes de agosto.

Con un bonito sol y todo preparado la mañana del 23 se presagiaba un día de auténtico disfrute en moto, con todas las condiciones favorables solo tocaba disfrutar y sacar “esa espina” en la bonita ciudad lusa de Porto, el destino deseado el Puente San Luis I.

Arrancamos motores y pronto empiezo a disfrutar por la N-201 con destino Fontoura, una carretera muy cercana a la costa atravesando bonitos pueblecitos portugueses, de esas carreteras que 150 km son tres horas de auténtico disfrute.

Como iba bien de tiempo (13:00) decidí parar a comer en un pueblo en ruta a 50 km antes de llegar a la gran ciudad (Porto), para “enfado” del dueño del establecimiento al encontrarse en “off side”, soy un poco despistado y se olvidó la diferencia horaria con el país vecino (12:00).

Fue extraño el trato en aquel restaurante (no malo, extraño), en el preciso instante que me encuentro solo en la terraza dispuesto a disfrutar de la comida… debo darme la vuelta y mirar hacia el otro lado al observar “las bonitas vistas del restaurante“.

No soy supersticioso pero debo reconocer que me dio yu-yu darme cuenta que enfrente disponía de unas “bonitas vistas” al cementerio del pueblo, decidí comer rápidamente y salir zumbando de allí.

Una vez entras con tu moto a Porto enseguida te das cuenta que no es una ciudad de paso y requiere tiempo para conocer, solo estuve unas horas dejándome satisfactoriamente impresionado. ver Oporto express en viajeros

Porto, puente San Luis I

Puente San Luis I (Oporto)

Después de perderme por esta bonita ciudad y encontrar el puente San Luis (lástima no poder transitar al ser peatonal y no dejar la moto sola con todo el equipaje), ponemos rumbo hacia Cáceres, con más pena que gloria todo hay que decir.

A medida que abandonaba la costa y me adentraba en el interior cuando la luz del día comenzaba a decir adiós, apareció una densa y espesa niebla con muchísima humedad en el ambiente haciendo de los últimos 200 km del viaje un auténtico calvario.

Situación a 80 km del destino con un puerto por medio. (Ciudad Rodrigo)

Situación a 80 km de mi destino con un puerto de por medio. (Ciudad Rodrigo)

Una vez pasados estos señalados días con mi familia el regreso fue atravesando el Valle del Jerte con destino Segovia y comer con dos amigos de la misma ciudad, desviándome en la Sierra de Gredos hacia Hoyos del Espino y hacer una breve visita a otros amigos que se habían reunido en la misma localidad con motivo de la 2ª invernal Vclub.

Llegados a Segovia junto a mis amigos Pedro y Rebeca aprovechando que era la concentración de Pingüinos, decidimos ir a comer y ver qué ambiente había en Cantalejo, localidad segoviana a 50 km donde se celebró Pinguinos 2016.

Sin entrar en polémicas con la situación de la citada concentración con todo el lío que habido, debo reconocer que el lugar de celebración me gustó mucho y lo veo muy apropiado para este tipo de eventos.

Disfrutando de y con estos amigos segovianos llegó el momento de partir hacia Tudela dejando un bonito dibujo como este de 1912 km en moto en el mapa.

Recorrido de ida y vuelta del viaje realizado.

Recorrido de ida y vuelta del viaje realizado.

Una vez en Tudela a descansar y al siguiente fin de semana tocaba Motauros, donde disfruté mucho con mi gente de Valladolid (Gracias a Peque y toda esa familia que estuve como en casa) y amigos de mi pueblo que también asistieron, si ellos Javi, Peti, Foxter no habria fuego 😉 .

Un saludo muy grande para tod@s y hasta la próxima, mucho gas. 😉